Todos los padres quieren que sus hijos sean capaces de sonreír con confianza pero, para muchos, ésa no es la única razón para investigar sobre la ortodoncia temprana. Mientras que la edad promedio para hacerse un tratamiento de ortodoncia es a los 12 años, en Whitlock Orthodontics tenemos la misión de enfocarnos en niños de 7 años y más. Incluso, realizaremos una consulta para niños que van desde los 5 años. ¿Por qué?

El tratamiento de ortodoncia temprana tiene muchos beneficios. Sus hijos no solamente son lo suficientemente jóvenes como para pensar que usar frenos es genial, sino que una consulta de ortodoncia a una edad temprana puede captar y reflejar complicaciones futuras, y ajustarlas antes de que se conviertan en problemas. Algunas de estas cuestiones incluyen:

  • Obstrucción de las vías respiratorias: las vías respiratorias bien desarrolladas permiten una respiración normal a través de la nariz cuando la boca está cerrada. Aunque esto puede sonar trivial, la respiración nasal es importante porque se sabe que es vital para tener una buena salud. La obstrucción de las vías respiratorias se ha relacionado a retrasos en el desarrollo, trastornos del sueño y problemas de comportamiento, lo que a futuro puede conducir a hipertensión, apoplejía, enfermedades cardiacas e, inclusive, muerte prematura. Todo esto suena aterrador, ¡pero el tratamiento es sencillo si somos capaces de detectarlo a tiempo!
  • Mordida cruzada: a la edad de 7 años, la mayoría de los niños ya tienen los molares permanentes y los incisivos. El ojo experto puede detectar si los dientes encimados o la mordida cruzada serán un problema cuando a su hijo le salga el resto de los dientes permanentes. Mientras más temprano comience el tratamiento, más fácil será el mismo, debido a que la mandíbula de su hijo se encuentra menos desarrollada a esta edad, y puede ser guiada por el camino correcto, en lugar de trabajar en corregir problemas a una edad más avanzada.
  • Maloclusión: Tradicionalmente, los ortodoncistas que la maloclusión debe tratarse a partir de los 11 o 12 años pero el problema no va a mejorar si se espera tanto tiempo. Ha sido probado que el tratamiento temprano corrige el arco angosto y crea espacio para los dientes, así como para la lengua, a fin de que funcione correctamente al tragar. Además, el tratamiento temprano puede evitar la necesidad de una extracción futura de dientes o una cirugía de mandíbula.

Los beneficios de la ortodoncia temprana son evidentes:

  • El tratamiento temprano también puede regular el ancho de los arcos dentales superior e inferior, hacer espacio para los dientes permanentes, evitar la necesidad de extraer dientes permanentes, reducir la probabilidad de que los dientes permanentes se golpeen, corregir el hábito de chuparse el dedo, y eliminar problemas del habla o de deglución anormal. En otras palabras, el tratamiento temprano puede simplificar el tratamiento futuro. Hablando de eso…
  • Tratamiento de dos fases: Durante la fase 1 se trabaja con sus hijos pequeños para hacer espacio para sus dientes permanentes. La fase 2 comienza una vez que éstos han salido. Frecuentemente, los niños que atraviesan la fase 1 del tratamiento tienen una fase 2 mucho más corta. Esto les facilita la vida tanto a ellos como a ustedes mientras los horarios de todos se llenan más y más.

Conocer la importancia de la ortodoncia temprana es solamente parte de la batalla. Ahora, la pregunta es: ¿hacia dónde ir? ¡Acudan al consultorio en donde nos enfocamos en las necesidades individuales de su hijo! El Doctor Boyd Whitlock se ha ganado la confianza de muchas familias. ¡Su oficina es divertida, amigable y bilingüe!

¡Contáctenos hoy y reciba una consulta gratuita! Envíele un correo electrónico a Lacy a lacey@drwhitlock.com, o llámenos a cualquiera de nuestros consultorios:

Springdale: (479) 751-1103 | Fayetteville: (479) 527-6998 | Fort Smith: (479) 434 4332